logo Mejores Destinos

Vuelo es desviado porque una pasajera enojada no pudo cargar su celular en el enchufe del avión

thiago
26/05/2021 las 17:57

Vuelo es desviado porque una pasajera enojada no pudo cargar su celular en el enchufe del avión

¿Qué harías si vas en un vuelo, mientras ves tu serie favorita, tu teléfono comenzara a descargarse, y cuando lo enchufas te das cuenta de que el cargador del asiento no está funcionando? Fue lo que le pasó a un pasajero que viajaba de Japón a Estados Unidos. Se ofuscó tanto que hizo que el vuelo se desviara de su curso original por agredir a un asistente de vuelo, y tratar de irrumpir en la cabina del piloto. El pasajero acabó en la comisaría.

El curioso incidente ocurrió la semana pasada, en un vuelo de American Airlines que salió del aeropuerto de Narita hacia Dallas. El Boeing 787 estaba vacío, con solo 60 pasajeros a bordo. La pasajera, Waka Suzuki, una ciudadana japonesa de 26 años, estaba con su madre de vacaciones en Cancún, México, y haría una conexión en Dallas.

Según las investigaciones, al abordar la pasajera estaba tranquila y pasó todo el vuelo viendo contenido en su celular, pero luego de unas 3 horas en el aire, Suzuki pidió ayuda a las azafatas porque el cargador de su asiento no funcionaba. Luego, un asistente de vuelo intentó ayudarla, pero no pudo resolver el problema de inmediato. Con eso, Suzuki entró en modo “Un día de furia” y comenzó a gritarles a los asistentes de vuelo.

La situación empeoró cuando la pasajera exigió a las tripulantes que resolvieran el problema con el enchufe, pero obviamente no tenían forma de solucionarlo. Los auxiliares de vuelo incluso permitieron que la pasajera cambiara de asiento (había más de 100 gratis) pero ella se negó. Después de eso, Suzuki salió corriendo de su asiento, recorrió toda la cabina de la clase económica y cruzó la ejecutiva hacia la cabina de los pilotos. Una azafata intervino y trató de detenerla, pero el intento fue en vano. La pasajera pisó el pie de la tripulante, se dirigió a la cabina y comenzó a tocar la puerta.

Los pilotos siguieron el procedimiento de amenazas de seguridad y desviaron el vuelo al aeropuerto de Seattle. La pasajera terminó siendo inmovilizada con esposas de plástico, como “Flexicuffs”. En el suelo, Suzuki se negó a caminar siendo escoltada por la policía federal durante al menos 25 minutos.

En testimonio, la pasajera afirmó estar enojada porque los auxiliares de vuelo fueron “groseros e indiferentes” con ella. Suzuki también admitió que golpeó y le dio un codazo a una de las asistentes de vuelo, pero dijo que la tripulación le escupió y la tiró al suelo con un empujón. Según las investigaciones, la pasajera no se encontraba bajo la influencia de alcohol o medicamentos.

Con información de Live and Let’s Fly

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *