Jujuy: la belleza del norte argentino en todo su esplendor

Por
Publicado 2 · May · 2019       15:34Actualizado 24 · Jul · 2019

El escenario es de paisajes montañosos interminables, acompañados de caballos, vacas, llamas, cactus y mucho pero mucho verde por todos lados. La banda sonora es formada por el canto de los pajaritos, que parecen silbar para conmemorar tanta tranquilidad, al mismo tiempo y en un solo lugar. Esta es la realidad de Jujuy, la provincia norteña que contrasta completamente con la realidad encontrada por los que visitan Argentina en busca de la popular ciudad de Buenos Aires.

Acá hay algunos motivos para incluir en tu itinerario de vacaciones esta provincia tan encantadora y acogedora.

Purmamarca

Nuestra visita comenzó en Purmamarca, un pequeño pueblo que está a unos 90 km del Aeropuerto Gobernador Horacio Guzmán, que es el único en toda la provincia de Jujuy. El lugar es encantador y está rodeado por el Cerro de Los Siete Colores, una de las postales típicas de la región, que suele atraer turistas y la atención de muchas cámaras de fotos. El paisaje es efectivamente de un cerro multicolor que rodea la villa, siendo que sus tonalidades forman parte de la historia geológica local.

Es invierno y, a causa del clima que puede llegar a temperaturas bajo cero, la gente prefiere esconderse en las calles con bufandas, guantes y mucho abrigo. Y no es para menos. A medida que caminábamos, era posible observar puntos de hielo en los altos picos de Purmamarca. Por el contrario, en verano las temperaturas son muy altas y pueden rondar los 40°.

El Hornocal

Pero Purmamarca fue sólo el punto de partida. Jujuy tiene mucho más que ofrecer a los turistas. Entre las opciones, está también el El Hornocal, que queda tras la ciudad de Humahuaca. La encantadora montaña cuenta con cinco colores diferentes y está a 4.761 metros de altitud sobre el nivel del mar. El lugar existe desde hace más de 60 millones de años y sus colores traen consigo significados diferentes, que representan la unión de diversos minerales: el amarillo es a causa del azufre, el rojo simboliza la arcilla, el verde representa el cobre, mientras que el blanco es por la cal y el marrón por el hierro. Recordá llevar un abrigo para protegerte de los fuertes vientos que hay en el pico.

Salinas Grandes

Se trata de un bellísimo desierto de sal. Es imposible no recordar las referencias del Salar de Uyuni, en Bolivia. En Jujuy hay una versión más modesta, pero una excelente opción para quien quiere perderse en medio de un paisaje deslumbrante. La corteza de sal que forman las Salinas Grandes suman 12 mil m² y es cortada por la Ruta 52, que conecta Argentina al Desierto de Atacama.

El camino trae consigo vicuñas, llamas y otros animales típicos de los Andes. Hay también un río de agua dulce escondido en la parte inferior, a 60 metros del suelo. Un paseo ideal para quien quiere disfrutar de un paisaje cultural y ancestral que cuenta con más de 10 mil años. ¡Nos animamos a probar y es toda sal de verdad!

Tilcara

La sencilla Tilcara se encuentra a unos 25 km de Purmamarca. De estructura pequeña como su vecina, al menos 5 mil habitantes viven ahí. En este pueblo, la flora es bastante árida, mientras que su fauna diversificada alberga guanacos, zorros y cóndores. El clima en la región es bastante seco. La ciudad es rica culturalmente, con muchas pinturas y esculturas.

Pachamama

Entre las atracciones culturales, Pachamama quizás sea la más importante para los habitantes de Tilcara. La palabra viene de la lengua indígena y significa “Madre Tierra”. El ritual se realiza en agosto y su objetivo es agradecer la bendición y la vida renovada cada año. Funciona así: Las familias se reúnen, invitan amigos y cocinan a la Madre Tierra. En un lugar de la casa, son enterradas comidas y bebidas, que se ofrecen como sacrificio a la Pachamama. Entre los ítems hay cigarrillos, vinos, hojas de coca, carne, leche y otros artículos. Todo de buena calidad.

Quebrada de Humahuaca

A unos 1.500 km de Buenos Aires, la Quebrada de Humahuaca fue declarada Patrimonio Cultural y Natural de la Humanidad por la UNESCO en julio de 2003. El valle alberga montañas multicolores y caminos que unen este pueblo a pueblos anteriores a los Incas. La Quebrada cuenta con diversos atractivos naturales, arqueológicos y culturales que atraen muchos viajeros, principalmente por la inmensidad de colores de este escenario natural. No olvides parar en el mirador del Hornocal, donde se alcanzan los 4170 metros de altitud.

Comida en Jujuy

Aunque se consideran pequeños poblados, las bellezas naturales atraen a muchos turistas hacia el norte de Argentina. Conscientes de esta demanda, la región tiene una buena estructura para recibir a los turistas. Hay hoteles para todos los gustos y bolsillos.

Es importante llevar efectivo para probar algunos de los platos típicos de la región,  que van desde carne de cordero y truchas al limón, hasta carne de llama, vinos y cervezas artesanales. También se recomienda probar el típico locro, la humita en chala y las infaltables empanadas.

Una alternativa económica es alojarse en hostels, que se encuentran fácilmente en las regiones centrales. Éstos ofrecen una estructura un poco más simple, pero cuentan con lo necesario para aquellos que tienen un espíritu más aventurero. Sin embargo, es importante reservar con anticipación.

La comodidad en primer lugar

En todas las ciudades que visitamos, la estructura era muy parecida: muchas piedritas y polvo por todos lados. Pensando en ésto, se recomienda usar zapatillas cómodas para garantizar una buena caminata y protegerse del frío. Los zapatos con tacos no son una buena idea. Se camina la mayor parte del tiempo, por lo que es importante estar con un calzado cómodo.

Consejos generales

1 – Jujuy se puede recorrer alquilando un auto o contratando el servicio de agencias de viajes locales. Para quien quiera manejar, hay que tener en cuenta que no todos los caminos son asfaltados y hay bastantes curvas.

2 – Llevá siempre botellas de agua, cremas hidratantes, anteojos de sol y protector solar. Incluso con la ausencia de sol, el clima seco puede resecar tu piel e incluso quemarla. La altitud puede hacer que tengas dificultades para respirar, sobre todo por la noche.

3- No dejes de probar el té de hoja de coca, consumido por muchos jujeños. Dicen que es bueno para mejorar la circulación sanguínea y no apunarse. Además, mucha gente suele masticar las hojas. Durante las comidas, verás muchas empanadas. Normalmente se sirven como entrada de algún plato principal y en esta región son más pequeñas que en Buenos Aires y pueden ser de carne, pollo o queso.

4 – Algunas regiones no cuentan con cobertura telefónica.

Ahora sólo falta hacer las valijas, reservar alojamiento y comprar los pasajes para conocer esta prometedora provincia que tiene mucho que explotar.

Se puede volar con Aerolíneas Argentinas, Austral, Andes o la low cost Flybondi desde Buenos Aires y el viaje dura aproximadamente dos horas.

¿Ya visitaste Jujuy? ¡Contanos tu experiencia en los comentarios!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *