13 consejos para viajar sólo con un equipaje de mano de hasta 10 kilos

Por
19 · May · 2020       11:34

Hay ventajas interesantes en viajar sólo con el equipaje de mano: podés hacer el check-in online, desde tu celular o computadora, e ir directamente hacia el embarque, sin hacer filas para despachar equipaje. Cuando llegás a destino, nada de esperar la valija en la cinta: seguís directamente hacia la puerta de salida. Ni hablar de los riesgos de despachar el equipaje, como que lleguen las valijas húmedas o se extravíen.

Pero para disfrutar de estas comodidades, el primer paso es hacer una valija eficiente con apenas 10 kg! Para ayudarte en esta misión -que puede ser casi imposible para algunos pasajeros- preparamos un post con consejos valiosos para quien desea viajar sólo con el equipaje de mano. Es hora de dejar de lado todo lo que está de más para lograr embarcar sin pagar ningún exceso de equipaje.

Leé también: Equipaje en el avión: medidas, peso, qué no se puede llevar y reglas de cada aerolínea

1 – No necesitas los frascos enteros de todos tus productos de higiene personal durante el viaje. No vas a usar todo el shampoo, acondicionador, crema de afeitar, cremas para la piel o varios otros productos de higiene y belleza enteros mientras estés viajando. Éstos ocupan mucho espacio y aumentan el peso de tu valija. Para reducir el espacio y el peso, es mejor usar potes más pequeños con tamaños adecuados a los días fuera de casa. Podrás adquirir varios potes de diferentes tamaños y formas en tiendas especializadas o incluso online. También vale la pena comprar productos con tamaños más pequeños, especialmente para llevar en la valija (esto incluye hasta pasta de dientes). Sin olvidar que muchos hoteles ofrecen productos de higiene y que los envases son óptimos para ser reutilizados en viajes futuros.

Vale recordar que hay límites y especificaciones para líquidos en los equipajes de mano. Es importante seguir las reglas para no tener que despachar el equipaje a última hora o tirar algún producto. Recordá identificar todos los potes con etiquetas y colocarlos dentro de bolsas selladas para no tener problemas, especialmente en vuelos internacionales.

2 – Reducí el tamaño de los accesorios del día a día. Para quien desea reducir el volumen y el peso del equipaje de mano es fundamental reducir también el tamaño de los objetos. Olvidate del secador de pelo profesional, la afeitadora enorme y súper eficiente, el cepillo de pelo del tamaño de un brazo e incluso tu cepillo de dientes de uso diario. ¡Vale reducir el tamaño de todo! Del espejo para maquillaje al portátil, pasando por la toalla de baño (si es necesario llevar). ¡Cuanto menor, mejor! Incluso si no son tan eficientes, ayudarán a la hora de mantener los 10 kg del equipaje de mano. Ah! Las joyas también deben ser llevadas en número y tamaño reducidos, especialmente las que pesan demasiado.

3 – Llevá sólo la cantidad de ropa necesaria. Parece un consejo tonto, pero sabemos que mucha gente lleva mucho más de lo necesario en los viajes. Es hora de poner la mano en la conciencia y percibir que una valija despachada podrá pesar bastante en el bolsillo. Por lo tanto, nada de llevar ropa para treinta días de viaje si vas a pasar sólo un fin de semana fuera de casa. Calculá cuántas prendas serán necesarias y dejá sólo una pequeña reserva para emergencias. Recordá que hay lavanderías a disposición en casi todos los lugares, o incluso podés lavar algunas prendas en la ducha.

4 – Dejá en casa esa ropa linda que no usas nunca. ¿Viste ese vestido maravilloso que buscas una oportunidad para usar y nunca lo hacés? ¿O esa blusa que es tan increíble que no querés sacar del armario y por eso nunca usas? ¡Bueno, eso! Si no usas esa ropa en la vida real, también evitá que ella entre en tu valija. Estamos hablando de una valija de 10 kg que debe contener sólo objetos, productos y ropa necesarios y útiles. Si no usas esa ropa en el día a día, la oportunidad de quedarse en el fondo de la valija y volver arrugada a casa es grande. Mejor llevá una prenda que adores y uses siempre.

5 – Pensá en todas las combinaciones posibles y dejá de lado cualquier prenda que no combine con nada. ¡Esta regla es de las más importantes! No lleves de viaje prendas de vestir que no se combinen entre sí y que sirven para una sola ocasión. Mejor llevar prendas básicas que puedan ser combinadas y usadas ​​en diversas ocasiones. Así que podrás repetir la ropa sin que nadie se dé cuenta. Cuanto más básicas, mejor y más fácil. Además, siempre es bueno ahorrar tiempo a la hora de elegir qué vestir durante el viaje. Las prendas que sirven para diferentes ocasiones también son muy importantes, como un vestidito negro que puede ser usado con zapatillas o sandalias, o un pantalón que puede ir bien con una remera o blazer. También se pueden llevar accesorios pequeños, que no ocupan mucho espacio pero que cambian el look.

6 – Elegí prendas livianas que no hagan mucho volumen. Si sos un viajero frecuente ya te debés haber dado cuenta que la ropa con tejidos más finos no hace volumen y son importantes para una valija de mano pequeña. Elegir ropa que sea adecuada para viajar ligero es tan importante como no elegir demasiada ropa. De nada sirve ahorrar en el número de piezas si elegís una prenda que ocupa el lugar de 57 otras. En el caso de los abrigos, que casi siempre son voluminosos, optá por llevarlos en la mano o puestos. Así ahorrarás algunos centímetros cuadrados muy útiles en la valija.

7 – Llevá sólo calzados que sean comodines y que ya hayan sido probados en el día a día. ¿Compraste un par de zapatos nuevo y estás loco para llevarlos en el viaje? ¡Mejor no! Si no fue ablandado y probado, el calzado nuevo debe quedarse en casa. Llevá a tu viaje sólo zapatos, sandalias y zapatillas que tenés la certeza absoluta que se pueden usar hasta el cansancio sin lastimar el pie. Así no corres el riesgo de llevar un peso muerto. En cuanto a la cantidad de zapatos, varía mucho según el tipo de viaje. Pero, en general, un par de zapatillas, uno de zapatos o botas o sandalias, y unas ojotas resuelven todo. Elegí modelos que combinen con todas las prendas, o al menos con la mayoría de ellas. Viajá con el calzado que ocupa más volumen puesta y llevá los otros dos en la valija.

8 – ¡Nada de llevar un montón de bolsos, mochilas y carteras para el viaje! ¡Estas cosas ocupan un espacio precioso y que ahora cuesta dinero! Antes de guardarlos la valija, pensá exactamente qué tipo de cartera será necesaria. Podés llevar un bolso pequeño o mochila como equipaje de mano para no ocupar espacio en la valija. Si optas por llevar una cartera pequeña, mejor las que son maleables y que pueden ser aplastadas para caber en el equipaje de mano. Nada de llevar carteras enormes y rígidas que no caben en ninguna parte. Salvo si es tu cartera de mano en el vuelo. En ese caso todo bien! Pero, aún así, las maleables son mucho más prácticas y fáciles de llevar.

9 – Avisar a los parientes que no vas a traer regalos, y que no pidan que traigas cosas. Si no te gusta mucho traer compras a los demás cuando viajas, ahora tenés la excusa perfecta, después de todo, vas a embarcar con una valija de sólo 10 kg! Dejá advertido que no será posible traer nada más allá de lo necesario. Si el regalo es necesario, mejor comprar en el freeshop o en las tiendas del aeropuerto después de embarcar, después de que la valija fue pesada.

10 – Llevar bolsas al vacío para mantener el volumen dentro de lo permitido. Muchas veces el problema no está en el peso, sino en el volumen. Para ayudar a resolver esto, lo ideal es tener siempre a disposición una bolsa al vacío dentro de la valija. Ésta ayuda a reducir el volumen de la ropa y mágicamente hace caber algunas piezas más dentro del equipaje de mano. Muy útil en aquel momento de desesperación cuando la valija no se cierra.

11 – Dejá los objetos más pesados ​​para la cartera o mochila. Si estás viajando con cámara fotográfica, notebook, libros y otros objetos más pesados, mejor colocarlos en el equipaje personal. Todo pasajero puede embarcarse con una carry on y un elemento personal (que puede ser una cartera, una mochila o un bolso pequeño). Difícilmente este equipaje sea pesado a la hora del check-in, por lo que guardá dentro de él los objetos más delicados y también los más pesados. Las camperas pueden ir de la mano, así que no ocupan lugar en ninguno de los equipajes.

12 – Elegí una valija ligera y estate atento al tamaño permitido. Hoy más que nunca es importante elegir una buena valija para llevar como equipaje de mano. Evitá las valijas que de material pesado y que “roben” el poco peso que tenés para despachar. Al comprar una valija, fijate atentamente cuál es su peso vacío. Así estarás seguro de no perder demasiado en los kilos que podés llevar dentro de ella. Las valijas de fibra de carbono, por ejemplo, son mucho más ligeras y resistentes.

Mantenete atento al tamaño de la valija, para asegurarte de que estás dentro de las especificaciones de equipaje de mano. Si excedés los límites de la aerolínea, podrás ser obligado a despachar, teniendo así un costo extra innecesario al comienzo del viaje.

13 – Llevá una balanza de valijas. Es fundamental para evitar tener un problema. Antes de salir de casa, pesá tu equipaje de mano para asegurarte de que está dentro de los estándares de la aerolínea. Evitá que en el check in quieran que despaches la valija y así tener un gasto extra que no estaba previsto en el presupuesto.

¿Tenés alguna otra sugerencia para preparar una valija con 10 kg o menos y no pagar de más? ¡Contanos! Lo importante es ahorrar y viajar siempre más gastando menos! ¡Buen viaje!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *