logo Mejores Destinos

Ámsterdam implementará flota de barcos eléctricos inteligentes en sus canales

thiago
08/06/2021 las 13:16

Ámsterdam implementará flota de barcos eléctricos inteligentes en sus canales

Conocida mundialmente por sus 165 canales, que suman más de 100 kilómetros de longitud, la ciudad de Ámsterdam, capital de los Países Bajos, comenzará a probar la primera flota mundial de embarcaciones eléctricas totalmente autónomas. El proyecto denominado “Roboat” pretende desarrollar nuevas formas de navegar por los canales sin necesidad de que un humano conduzca.

Según el sitio del proyecto, Roboat es un nuevo tipo de infraestructura, en la que se pueden usar vehículos acuáticos eléctricos y autónomos para transportar personas, combinados para formar estructuras multipropósito como escenarios flotantes o incluso ayudar con la recolección de basura de la ciudad. Este es un proyecto de investigación de 5 años del Instituto de Ámsterdam para Soluciones Metropolitanas Avanzadas en colaboración con el MIT Senseable City Lab que tiene como objetivo transformar la infraestructura y la movilidad de la ciudad.

Según los desarrolladores, los Roboats tienen hélices alimentadas por baterías eléctricas y pueden viajar a unos 6 km/h funcionando durante 24 horas, según el tipo de batería y el tiempo de carga. Los vehículos son controlados remotamente por computadoras, que procesan los datos capturados por cámaras y sensores, detectando objetos fijos o en movimiento.

En una demostración reciente, Lucy, un prototipo de cuatro metros de largo navegó hacia un área de prueba en el paseo marítimo de Ámsterdam, donde se instaló una grúa giratoria para que el barco pudiera lanzarse al agua. El Roboat aún necesita ser perfeccionado para aprender a maniobrar por sí solo a través del tráfico de los canales, que hoy cuentan con un flujo muy grande de embarcaciones privadas y cruceros turísticos.

Los desarrolladores del proyecto dicen que todavía necesitan de dos a cuatro años para mejorar la autonomía de la embarcación. También deberán superar algunos de los obstáculos legislativos de la ciudad y abordar las preocupaciones de privacidad antes de que los barcos puedan ponerse en servicio.

Con información de The Guardian