logo Mejores Destinos

10 aerolíneas que podrían desaparecer por la pandemia del Coronavirus

Leonardo Cassol
14/05/2020 las 11:40

10 aerolíneas que podrían desaparecer por la pandemia del Coronavirus

En 2019, más de 20 aerolíneas dejaron de operar en todo el mundo. Entre ellos, Avianca Brasil y la francesa Aigle Azur. Y la pandemia podría hacer que 2020 sea un año aún más crítico para el sector. El Coronavirus ya es responsable de la mayor crisis en la historia de la aviación y el turismo mundial, y todo indica que también tendrá un efecto devastador en la economía.

En este contexto, algunas aerolíneas corren un grave riesgo de desaparecer. En esta publicación, te contamos cuáles son los factores determinantes para que una aerolínea sobreviva en medio de la crisis y 10 compañías que son vulnerables y están en peligro de dejar de volar permanentemente.

Cuatro factores decisivos para la supervivencia de las aerolíneas

En general, ninguna aerolínea está totalmente libre del riesgo de quiebra durante esta pandemia. Especialmente si la cuarentena y la distancia social se extienden por muchos meses. Pero, independientemente de las circunstancias, tres factores serán decisivos para la supervivencia de las compañías de aviación en este contexto de inestabilidad e incertidumbre: eventual apoyo del gobierno, la situación financiera de la compañía antes de la crisis, la respuesta de sus ejecutivos a los efectos de la pandemia y cuándo la demanda volverá a niveles cercanos al período anterior a la crisis.

1. Apoyo del gobierno

La ayuda de los gobiernos puede ser un factor decisivo en la supervivencia de las aerolíneas con dificultades. Puede ocurrir de diferentes maneras, como otorgar préstamos o subsidios, reducir y posponer los impuestos, autorizar el aplazamiento de los reembolsos de pasajes, la compra anticipada de tickets de avión para uso del gobierno e incluso la nacionalización de aerolíneas.

Sin embargo, el apoyo del gobierno generalmente se asocia con contrapartes no siempre deseables por las empresas, como el mantenimiento de empleos y rutas no rentables, el control de tarifas y la participación en juntas directivas. En algunos casos, los gobiernos pueden incluso convertirse en socios o propietarios de aerolíneas, lo que interfiere con sus negocios. El CEO de Lufthansa, por ejemplo, declaró recientemente que prefería la bancarrota a la participación del gobierno en el grupo. 

En Brasil, el gobierno emitió la Medida Provisional (MP) 925 que extendió el plazo para el reembolso de pasajes aéreos a 12 meses y también prometió una línea de financiamiento para garantizar préstamos para aerolíneas nacionales, a través de BNDES.

Leé también: IATA pidió ayuda económica al Gobierno argentino para proteger a la industria aérea

2. Situación financiera de la aerolínea antes de la crisis

En una crisis, quizás ningún factor haga tanta diferencia como el efectivo. Cuánto dinero tiene disponible una empresa o su capacidad de movilizarlo para usar hasta que la situación se normalice. Incluso las empresas prometedoras pueden sucumbir a la falta de liquidez. Y esa métrica debería dividir a las aerolíneas en dos grupos: las más vulnerables y las menos vulnerables.

En la aviación, una crisis global como la que estamos experimentando tiene impactos devastadores en los ingresos corporativos, al tiempo que devalúa su principal activo, los aviones. Muchas compañías intentan vender aviones en un momento en que casi nadie está dispuesto a comprar, lo que hace que los precios bajen. Por esta razón, incluso los grupos grandes pueden verse amenazados, especialmente aquellos que están más endeudados. Nadie está totalmente a salvo, pero dependiendo de cuánto dure la crisis, ¡algunas compañías ciertamente resistirán y otras no!

3. Cuándo la demanda volverá a niveles cercanos a la precrisis

Tres factores que pueden acelerar la recuperación del turismo y la economía mundial: la creación de una vacuna, la aparición de un tratamiento efectivo contra COVID-19 y la expansión de la red de servicios y los mecanismos de prevención / protección de la salud. Pero no hay certeza de cuándo sucederá esto. Puede tomar algunos meses o incluso años. Esto será decisivo para la recuperación de la industria de las aerolíneas y la economía en general. Las cosas solo mejorarán cuando las personas sientan que es seguro viajar.

A medida que la cuarentena se vuelva más flexible, las aerolíneas deberán mostrar la capacidad de reanudar las operaciones, haciendo coincidir la oferta con la demanda existente. Si expanden la oferta más rápido que la demanda, quemarán dinero. Si se quedan cortas, perderán ingresos. No es una tarea fácil, especialmente en un mercado complejo como este.

Otro factor que puede marcar la diferencia es la capacidad de cada compañía para generar confianza en los clientes, de modo que puedan comprar pasajes de avión nuevamente, aunque en el futuro el virus continuará circulando allí, con menos impacto. Esta fase se llama la “nueva normalidad”, con cambios en la rutina de viaje debido al coronavirus .

4. Respuesta ejecutiva a los efectos de la pandemia

Esta pandemia creó problemas sin precedentes para la aviación, pero si hay un sector que entiende bien una crisis, éste es uno de ellos. Y una de las principales lecciones aprendidas de las crisis anteriores, como los ataques del 11 de septiembre de 2001 o la crisis financiera de 2008, fue que volar aviones vacíos durante mucho tiempo es la receta correcta para la bancarrota.

Tan pronto como se declaró la pandemia, miles de aviones dejaron de volar alrededor del mundo. En los Estados Unidos, fue al revés. El gobierno señaló que solo proporcionaría apoyo financiero a las aerolíneas que mantenían el funcionamiento normal de los vuelos nacionales. El resultado fue que miles de aviones volaron prácticamente vacíos, generando pérdidas multimillonarias en solo unas pocas semanas.

Diferir las inversiones y suspender los pagos de los proveedores para ahorrar recursos para gastos inevitables fueron prácticas adoptadas por casi todas las empresas del mundo. Vale la pena señalar que, incluso sin volar, las aerolíneas aún mantienen gastos significativos, como el alquiler y el seguro de aeronaves, además de los gastos administrativos, los cargos y parte de los gastos de personal.

Aerolíneas que corren mayor riesgo de desaparecer en medio de la crisis

Para enumerar las aerolíneas que enfrentan la situación más vulnerable, tomamos en cuenta su situación financiera, las medidas tomadas por la compañía después del inicio de la pandemia y las declaraciones más recientes de los ejecutivos a los acreedores, accionistas y la prensa. Vale la pena mencionar, como expliqué aquí en la publicación, que otros factores, como la duración de la crisis o el posible apoyo del gobierno, pueden cambiar completamente la trayectoria de estas aerolíneas, y no es nuestro objetivo anticipar el fracaso de ninguna compañía.

Tampoco hay nada que evite que las compañías que no cotizan en bolsa tengan problemas en el futuro. Un ejemplo de que la situación no es trivial fue la reciente decisión del mega inversionista Warren Buffett de vender todas las acciones que su fondo de inversión Berkshire Hathaway tenía en las aerolíneas, diciendo que era un error apostar por el sector. Para dar una idea, el fondo poseía el 10% de las acciones de American Airlines y Southwest, el 9.2% de Delta y el 7.6% de United, con miles de millones de dólares invertidos en estas aerolíneas. Todas son compañías sólidas y ninguna de ellas está en nuestra lista. Sin lugar a dudas, la noticia es una indicación de que la crisis podría ser implacable para las aerolíneas durante mucho tiempo…

1) Air India

¿Querés comprar una aerolínea? Air India está a la venta. Sin ganancias desde 2007, la empresa estatal finalizó 2019 con la mayor pérdida de su historia: USD 1.200 millones. El gobierno indio ha lanzado una oferta de privatización. Anteriormente, las partes interesadas solo podían adquirir el 49% de la compañía, pero ahora pueden adquirir hasta el 100% de las acciones.

En 2018, un intento de vender el 76% de las acciones de Air India terminó en la nada. Ahora el gobierno indio espera atraer más inversores. Las partes interesadas tendrán hasta el 30 de junio para enviar sus propuestas. El límite fue originalmente el 17 de marzo, pero la pandemia del Coronavirus ha pospuesto la fecha límite. El Ministerio de Finanzas en India dijo que no había prisa por completar la venta. “Tenemos hasta el 31 de marzo de 2021 para vender”.

Si no hay partes interesadas en la adquisición, Air India puede finalizar sus operaciones.

Air India

Air India: empresa estatal en proceso de privatización

2) Air Mauritius

La aerolínea de la República de Mauricio es otra compañía que ya enfrentaba dificultades financieras antes del COVID-19. Con el cierre de las fronteras y la interrupción de los vuelos, sus ingresos cayeron a cero y entró en la administración voluntaria, que es cuando se contrata a un grupo externo de gerentes con el objetivo de encontrar mejores soluciones para la empresa y sus acreedores.

Antes de la pandemia, la compañía operaba a 22 destinos, volando 13 grandes aviones Airbus A330 y A350.

3) Avianca

Avianca se declaró en quiebra hace unos días. Con sede en Colombia y Perú, Avianca es la segunda aerolínea más grande de América Latina. “Estamos enfrentando la crisis más desafiante en cien años de historia”, dijo su presidente, Anko van der Werff, en un comunicado de prensa. “A pesar de los resultados positivos del plan ‘Avianca 2021’, creemos que, en vista de una puesta a tierra completa de nuestra flota de pasajeros y una recuperación gradual, ingresar a este proceso es un paso necesario para enfrentar nuestros desafíos financieros”.

La petición de algunas de sus subsidiarias y afiliadas se presentó bajo el Capítulo 11 (Ley de Quiebras de EE. UU.), que le permite a la compañía en dificultades financieras reorganizarse.

Avianca ya había anunciado la suspensión de todos los vuelos internacionales que salen de Colombia desde el 23 de marzo, además de las filiales en El Salvador, Ecuador y Perú. En 2019, el grupo reportó una pérdida neta de USD 475.94 millones en la primera mitad del año. Y también ha mantenido los pagos de alquiler y proveedores en espera desde junio del año pasado, lo que podría provocar pérdidas de aviones.

4) Cabo Verde Airlines

Cabo Verde Airlines (anteriormente TACV), dejó de ser una empresa estatal tras ser adquirida por el grupo Icelandair. Con fuertes planes de expansión antes de la pandemia, para crear un centro de operaciones con vuelos a cuatro continentes en Ilha do Sal, incluso voló a Fortaleza, Recife, Salvador y Porto Alegre, en Brasil. Sin embargo, desde el 18 de marzo, ha suspendido todas sus operaciones, y no volará al menos hasta julio, debido a las restricciones impuestas por el gobierno de Cabo Verde.

El grupo Icelandair admitió el desafío de encontrar inversores dispuestos a realizar inversiones a largo plazo en Cabo Verde Airlines, pero enfatizó que trabaja para encontrar una solución que mantenga operativa a la compañía.

A fines de abril, la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA, abreviatura del término en inglés) suspendió la venta de pasajes aéreos. Cabo Verde Airlines dijo que está trabajando con IATA para resolver los problemas pendientes y que planea reanudar la venta de tickets antes de la reanudación de las operaciones, programada para julio.

5) Norwegian

La crisis no es nueva para el grupo noruego. Incluso antes de la pandemia, Norwegian ya estaba luchando con sus acreedores debido a los malos resultados y al muy alto endeudamiento. La compañía, que tuvo una expansión muy rápida, se vio gravemente afectada por la suspensión de los vuelos del Boeing 737 MAX y los problemas con los motores Rolls-Royce en los aviones 787 Dreamliner.

Hace unos meses, la filial de Norwegian Argentina fue comprada por la low cost JetSmart y recortó varias rutas, pero mantuvo los vuelos desde Londres a Buenos Aires hasta la pandemia. Cuatro subsidiarias de la compañía se declararon en bancarrota en Suecia y Dinamarca, cuyo futuro debería decidirse en una junta de accionistas que tendrá lugar en los próximos días. Recordando que las filiales aún pueden salvarse con la asistencia financiera de los respectivos gobiernos.

A principios de mayo, la compañía anunció el regreso de algunos aviones y un acuerdo con los acreedores para intercambiar una deuda de USD 1 mil millones en acciones de la compañía. También hizo hincapié en que debería hibernar, sin volar, hasta 2021, esperando la recuperación de la demanda. Pero para tener éxito y sobrevivir, la empresa aún necesita negociar su plan con sindicatos, proveedores y gobiernos.

6) South African Airways

South African Airways puede ser la primera aerolínea mundial en desaparecer del mapa en 2020. En febrero, incluso antes de la pandemia del Coronavirus, anunció el final de las operaciones en Brasil y su correspondiente conexión a Buenos Aires, y en varios otros destinos, en medio de un proceso de reorganización judicial para lidiar con una grave crisis financiera.

La compañía tenía inversores potenciales para su plan de recuperación, pero la pandemia asustó a los posibles interesados ​​y ahora trabaja con la perspectiva de vender sus activos para pagar la indemnización por despido a los empleados. Con deudas multimillonarias, prohibiciones para volar y sin la ayuda del gobierno sudafricano, la aerolínea anunció la terminación del contrato de sus 5.000 empleados, enfrentando la fase más difícil de su historia.

Para Sudáfrica es muy difícil escapar de esta crisis, pero la compañía aún no ha sido declarada en quiebra. Sus gerentes anunciaron que operarán algunos vuelos de repatriación y transporte de carga en mayo, mientras luchan con los sindicatos en los tribunales. El gobierno sudafricano incluso anunció que tenía planes de crear una nueva aerolínea de bandera, pero el empeoramiento de la crisis en el sector ha contribuido a aumentar las incertidumbres sobre el futuro de la aviación en Sudáfrica.

7) SpiceJet

La compañía india SpiceJet ha crecido mucho en los últimos años. Antes de la pandemia, se estimaba que India sería el tercer o cuarto mercado de aviación más grande para 2024. Preparado para el mejor escenario, SpiceJet comenzó a atraer a más clientes con una política agresiva: ofrecer descuentos y aumentar su flota, más precisamente con el Boeing 737 MAX…

Ahora SpiceJet se encuentra en la incómoda posición de una de las compañías con mayor riesgo de quiebra en India. Sin la compensación de USD 32.5 millones por los 13 Boeing 737 Max estancados, las pérdidas serían aún mayores. Con una caída del 73% en sus acciones, no está claro cómo SpiceJet recaudará capital para mantener las operaciones durante más tiempo. Con el pronóstico de baja ocupación en los próximos meses, la compañía corre el riesgo de no poder mantenerse.

SpiceJet

SpiceJet: existencias bajas y Boeing 737 Max en el suelo

8) Thai Airways

La empresa estatal Thai Airways es la principal aerolínea de Tailandia. La compañía es conocida por sus servicios de alta gama, pero ha visto caer sus ingresos dramáticamente con la fuerte competencia de las aerolíneas asiáticas low cost.

En 2019, Thai Airways sufrió una pérdida de más de USD 200 millones, con una pérdida acumulada estimada en USD 9 mil millones. La compañía es uno de los miembros fundadores de Star Alliance, con una flota de casi 100 aviones y más de 20.000 empleados.

El año pasado, el presidente de Thai Airways declaró que “[…] los empleados deben permanecer unidos para superar los obstáculos. De lo contrario, la empresa debe cerrar. Todavía hay tiempo para una solución, pero no mucho […] Estamos realmente en una crisis, todos morirán si el barco se hunde ”.

Thai Airways

Thai Airways: crisis interna y pérdidas mucho antes de la pandemia

9) Virgin Atlantic

La aerolínea con sede en el Reino Unido es otra víctima de la crisis del Coronavirus. Incluso anunció vuelos a Brasil en 2020, pero su plan se vio frustrado por el desarrollo de la crisis. El grupo está controlado por el legendario empresario Richard Branson, quien llegó al extremo de decir que pondría su isla privada en el Caribe como garantía, en un intento por convencer al gobierno británico de que inyecte recursos en la empresa.

“En las cinco décadas que he estado en el negocio, este es el momento más desafiante al que nos hemos enfrentado”, escribió Branson. “Haremos todo lo posible para mantener a las compañías en funcionamiento, pero necesitaremos el apoyo del gobierno para lograr esto ante la seria incertidumbre en torno a los viajes y sin saber cuánto tiempo aterrizarán los aviones”, dijo.

Esta semana, Virgin Atlantic anunció un recorte del 30% en su personal y contrató a una consultora para una posible recuperación judicial. Obtener ayuda del gobierno y encontrar inversores son las formas de garantizar la longevidad de la empresa.

10) Virgin Australia

La filial de Virgin en Australia no resistió los efectos de la pandemia y solicitó la administración voluntaria y la reorganización judicial en abril. La compañía tiene casi un 100% de capital extranjero, lo que puede dificultar cualquier ayuda del gobierno local. Además del empresario Richard Branson, Virgin Australia tiene participaciones en Etihad, Singapur y el grupo chino HNA, con una participación de aproximadamente el 20% cada una.

Virgin Australia es otra compañía que puede ser salvada por el gobierno o por inversores dispuestos a arriesgar dinero para rescatar una aerolínea en medio de la crisis más grave que enfrenta la industria en su historia. ¡Esperemos!


Vale la pena recordar que nada impide que las aerolíneas que no están en esa lista tengan problemas. Y, como ya he destacado aquí, las empresas que cotizan en bolsa pueden recuperarse, especialmente si cuentan con la ayuda de los gobiernos o encuentran inversores dispuestos a enfrentar el riesgo.

Algunos lectores pueden sorprenderse por la ausencia de Alitalia, que durante mucho tiempo se ha enfrentado a una grave crisis financiera. Pero, según el gobierno italiano, Alitalia será nacionalizada en junio.

Leé también:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *